13 de octubre de 2006

Diálogos: Hoy, “El consejo”.

- Me da pena verlo ahí, tan mal… ¿puedo darle un consejo?
- Pruebe, por ahí puede.
- Yo, en su lugar…
- Ya empezamos mal, ¿usted, en mi lugar? ¿y yo dónde me pongo? porque si usted se pone en mi lugar yo debería correrme y si me corro usted debería seguirme, digo, para ponerse en mi lugar, mmmm… me parece que no es posible ¿no?, más bien estaría como empujándome todo el tiempo.
- ¡Ja! bueno, entiendo, sí, dar un consejo de alguna manera es empujar, incitar, estimular un movimiento…
- Pero yo no quiero que me empuje… aparte, quién lo entiende a usted, es pura contradicción…
- ¿Dónde me contradigo?
- …fíjese, si usted me empuja es para ponerse en mi lugar ¿correcto?, y esa es la incoherencia, porque ¿para qué quiere estar en mi lugar si cree que en mi lugar se está mal? ¿acaso quiere estar mal? ¿por qué quiere estar mal?
- Pareparepare… pare un poco. Yo no quiero estar mal…
- Entonces no quiere darme un consejo.
- ¡Olvídese del consejo! le voy a dar otra cosa… una especie de consejo…
- ¡!
- pero tranquilo… tranquilo, no se turbe, no es un consejo … es parecido… le voy a dar una opinión, una simple y humilde…
- ¡Un momentito! pare. Una opinión no se parece a un consejo, nada que ver… a un consejo se le parece… ehhh… se le parece… ¡un conejo!, por ejemplo.
- ¿?
- Sí, claro, mire “con-sejo” “con-ejo” ¿ve? ¿eh, eh? ¿ve?… hay una diferencia, no lo niego, pero igual es mejor que su opinión… me gustan lo conejos… sí, me gustan… blanquitos, pompositos, cuchuchusitos…
- ¿cuchuchusitos?
- Whatever… me parece más apropiado el conejo que el consejo… ¡me quedo con el conejo!
- Pero si yo no tengo ningún conejo…
- ¡Hijo de puta! viene a empujarme y encima me saca el conejo que no me dio.
- Maldito loco, yo venía con buenas intenciones, yo solo quería que usted se ponga bien…
- No, mentira, usted venía con un consejo.

2 comentarios:

Victorika dijo...

me reì para adelante
para atràs
para los costados
al derecho i al revès


es excelente tu fluir empalabrado divertido pìcaro. parodia cierta sobre consejos y conejos.


empujones de besos*

Flor dijo...

Excelente Diego. Tambien me hiciste reir. Tenes una capacidad para jugar con las palabras! Saludos. Te sigo leyendo, aunque a veces en silencio.