5 de noviembre de 2006

Una de tantas.

Mil caras tengo. El engaño es mi constitución. Te digo una cosa, me río de tu dolor.
Las palabras lindas son muy putas, se van con el mejor postor. Así que falto de sus servicios, te digo lo que tanto soy. Aprovechá cordero, que de sincero me la doy.
Por cada una de mis sonrisas caro te voy a cobrar. Voy a lamer cada una de tus lágrimas, te voy a sacar hasta la satisfacción de lamentar. Cada vez que orientarte pueda lo voy a evitar, te diré que no hay salida, que lo único que se puede es amar.
Te hablaré en la lengua de los perversos, esa en que se dice lo que quieres escuchar. Te daré hoy los mejores momentos para asegurarme que mañana tengas un pasado para odiar. Soy muy peligroso, conmigo nunca se pierde del todo.
Desesperación, can you resist it?

Si tu sufrir es silencioso no me has de llamar. Busco a mis presas entre los que en voz alta se regocijan de quejar. A ellos, los vanagloriosos del dolor, me gusta destrozar.
Pesimistas y mujercitas descorazonadas son de mi habitual. A nadie mato, sería ese un inconcluso final. Ahora vete, mi cara está cambiando y no sé en cuál se convertirá.

Calla. Huye. Libérate de mí. Hazme libre.

5 comentarios:

Ele dijo...

Genial Diego. Genial genia genial.
Me gustaria leerlo todo en inglés, no se porque, pero la poesía me suena mejor en ese idioma.
reverencias para Ud en este lunes.

Purpurine dijo...

Buena autodescripción.
Es ud. multifacético...eso veo.

...

"Creo que todos buscamos lo mismo
no sabemos muy bien que es ni donde está
oímos hablar de la hermana mas hermosa
que se busca y no se puede encontrar
La conocen los que la perdieron
los que la vieron de cerca, irse muy lejos
y los que la volvieron a encontrar
la conocen los presos, La Libertad
...
..."
La Libertad - Andrés Calamaro.

Saludos!

Anónimo dijo...

ok

Caracol dijo...

Epa, muy interesante esto.
Pasaré nuevamente.

Flor dijo...

Mi querido Diego: Ud. tiene esos cerebros que yo tiendo a adorar.
Sus palabras son... son... mucho.