27 de abril de 2007

Magically.

La felicidad es una disciplina que vengo ejercitando últimamente. Sépase: no por carecer de malos momentos sino por reírme de ellos; haciendo uso de una capacidad natural de todos, la voluntad, he creado situaciones de regocijo para que mi espíritu se complazca, también, en la alegría ajena; la asiduidad de pensamientos alegres creó una sinergia mental, luego, empatía con mentes en estado semejante, luego, sueños nocturnos de una realidad deliciosa. Y un volver a empezar.

El puntapié de esto fue que, desde hace un tiempo hasta ahora vengo reflexionando sobre la felicidad, su fortaleza arrolladora y su fragilidad cristalina. Con solo empezar a indagar en ese terreno me produje una especie de contagio.
Ahora ando sospechando al humor y la diversión como los medios más idóneos donde la próxima filosofía deberá desarrollarse. Nada nuevo, lo sé. Sin embargo, poco implementado. La cultura de la seriedad, la solemnidad y las estatuas, creo, debe ser demolida. En su lugar, burla, sonrisa, y la certeza de la suficiencia propia como suficiente generador de una realidad menos insalubre.

6 comentarios:

Alex dijo...

Fundarnos en la alegría aunque sea como ejercicio individual, seguramente, de hacerlo nos empezaríamos a contagiar y qué distinto sería todo, no?
Me alegra este estado tuyo, veremos qué sale de allí ( a la espera con expectación)
Beso

microcosmos dijo...

nota: "mientras lee esta pantalla, sonría. no le cuesta nada y puede contagiarlo. gracias".

uno se contagia a mayor exposición, no?

besos y sonrisas.

Bizarradas dijo...

He retornado, luego de bastante tiempo de ausencia, a leer su blog y reconozco, no ha dejado de sorprenderme.

Lo interesante de todo esto sabe que es?? algo muy pero muy simple y que a todos nos cuesta recordar mas de una vez.. LA ALEGRIA Y EL BUEN HUMOR ES CONTAGIOSO !

Mire la vida como un fantastico y gracioso espectaculo teatral y le asombrará cuantas sonrisas puede arrancarle. Muéstrelas.. esté orgulloso de ellas y que no le quepa duda, encontrará varios que lo acompañarán en su camino de "sonrisa facil y felicidad despreocupada" sin prisa pero sin pausa.

Mucha suerte !

Victoria dijo...

Me sucede que no sé si quiero ser parte más, seria
o reidora como mi naturaleza.

Me sucede que elijo reirme
dado que sino uno se vuelve estatuo aburrido.

Eso de la sonrisa, que es contagiosa, sabido dicho eterno
ES REAL.
Y ALUCINA :)

Mismo como experimento el salir a la calle caraculico a sonriente,
se obtiene actitud diferente, por parte de la gente... esa que uno también es.


Siempre va a estar el complicado que juzga al que ríe y sonríe...
Y bueno... será que vamos intercambiando los papeles... :)



besossss
muchos
ah!
y un GRACIAS
por esos mensajes lindos de tu belleza :D

Alejandra Dening dijo...

JA ;)

Ren dijo...

Totally agree.

Sí a los profesores con remeras de Disney!