8 de junio de 2009

La inutilidad del Ideal; y otro plano de la satisfacción.

“Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, son frecuentes. No pasa un día en que no estemos un instante en el paraíso”

La frase que cito no es tan interesante por ser de Borges, como por ser conveniente. Y la tomo para señalar mi nula necesidad de tener un Ideal.

Lejos de la ingenuidad (y a su pesar también) prefiero una existencia afirmativa y no considerar deficitaria mi relación con el mundo. Y sin temor al conformismo o a la autocomplacencia, no dudo en hacer de mi contento a quienes admiro, como a cualquier cosa que posea circunstancialmente; en definitiva, tengo el sentido puesto en un más allá del binomio pesimista-optimista.




Afronto una filosofía que no por conveniente es poco trabajosa: aquella que da lugar a la fabricación de sentidos, que son la posibilidad de hacer la realidad, que son, para no dar más vueltas, el límite del Ideal. Y digo que son su límite porque a diferencia de la concepción u-tópica del Ideal en tanto no-lugar, el sentido, el concepto, la concepción (ad-infinitum, pero concreta), nos indaga ahora y aquí mismo sobre la posibilidad indiscutible que tenemos de hacer algo por el bien vivir.


Nota: click sobre la obra de Kasimir Malevich para escuchar la Parte I de The Köln Concert. La genial obra improvisada de Keith Jarret.

3 comentarios:

Paula Daiana dijo...

Me ha llegado mucho tu reflexión y la frase de Borges que citaste... A mí a veces me cuesta que la felicidad sea frecuente pero creo que en la medida en que estemos dispuestos podemos ser capaces de que no pase un día en que no estemos un instante en el paraíso...
Quizás el secreto esté -como bien dijiste vos- en indagar ahora y aquí mismo sobre la posibilidad indiscutible que tenemos de hacer algo por el bien vivir.
Buen comienzo de semana.
Besotes!
Pau

Alex dijo...

cómo me gusta Keith Jarret, era tan pero tan joven cuando escuché ese concierto, lo parió.

con respecto a lo otro, no hay manera de no construir sentidos, creo, me parece, con vos hay que andarse con cuidado enseguida me peleás.

besote

DIEGO dijo...

Hola Paula. Es difícil y no siempre se puede. Pero creo que lo importante es mantener la guardia en alto respecto a uno mismo, y no problematizar más de la cuenta. Besos.


Hola Alex. Me hihiste reir con eso de que te peleo. Sí, es cierto. Jeje. Y en tanto te quiera lo voy a seguir haciendo. Pero un poco. Como para no hacerte enojar mucho.

En cuanto a la construcción de sentido, es cierto que no hay manera de evitarlo, pero lo que digo es que ese sentido puede ser de elaboración propia y más acorde con una conveniencia íntima (llegado el caso de que el sentido aprendido tradicionalmente ya no nos sea conveniente).
Besos. Jeje. Me sigo riendo.