13 de febrero de 2007

Destello de sublimidad.

Latidos tibios posan su mirada sobre un sol soñoliento.
Se alumbran de blando naranja los trigales solitarios.
Tenue mano amiga cruza un mate reconfortante.
Acompaña una brisa de piel fresca.
Dulcificada arrulla la voz de ella: ¿Querés una galletita?

6 comentarios:

Alex dijo...

y te mató la simplicidad de la frase? A mí me encantó.
Bella imagen

Adriano dijo...

Tengo un gran amigo que considera no al té sino al mate como la mejor infusión que existe en el sentido más británico del término. Pienso al respecto que habría que componer de a poco un arte del mate, tal como el zen lo entretejió en torno al té.
Un gran abrazo

Lo. dijo...

Ya me parecía a mi que esta imagen melosa no podía ser.
Fantástico remate despistador y sacudidor de románticos pegoteados de atardeceres y dulce de leche.




De imaginarte eterno, gimo ostensiblemente.
(feliz cumple)
se te extraño

Lo. dijo...

Te comenté en el anterior. Finalmente. Antes de leerlo, recordá el motivo que te conté de mi tardanza.
Beso.

Ren dijo...

Queridas abuelas..

Victoria dijo...

opaa
un destello de vos,
distinto


brindo x eso!