8 de julio de 2007

La fraternidad de los hombres desconocidos; media tarde para vivir.

Buenas tardes. Quisiera un pasaje. Ventanilla, por favor. Del lado del poniente. Me gusta dormirme en ese momento. Si no le queda me voy en bici. Le compro esa de ahí atrás. Es chiquita para mí, creo. Aunque no me voy a quejar. En todo caso será cosa de costumbre. Mire como pedaleo, ¿se da cuenta? Tome, le regalo un pañuelo y una espumadera. Nadie piensa en las espumaderas. Yo tampoco, pero la encontré en un basural y me dio nostalgia. Usted sabe, no siempre tengo para comer. En cambio con el pañuelo no me pasa lo mismo. Tal vez sea porque es rojo. Ese persistir no me gusta mucho. Sería bueno que usted viajara conmigo, es callado. Veo cosas maravillosas y es una lástima que un hombre tan amable no las vea. En verano, por ejemplo, voy a lugares con sombra. Desde el punto de vista del calor eso es bueno. Lo que me gusta de esta bici es que me hace feliz. Por ejemplo, no, nada. Iba a decir que por ejemplo me hacia sentir el viento en la cara así como lo sienten los poetas. Esa gente siente como cosas muy lindas y muy feas. Siente muy. En mi caso, por suerte, salvo un poco de mugre de tanto andar, no tengo que lamentar sentimientos profundos. Como mucho silbo una canción. Permiso, le saco una galletita. Hay que alimentarse. En serio, una lástima que no pueda venir conmigo. No sabe la de cosas lindas que veo. Mujeres no. Bueno, sí las veo, pero ni me les acerco. Por respeto. Y las de la calle… hay unas viejas roñosas muy putas, a esas las detesto. Parecen animales. Yo soy un señor. Aunque la apariencia no acompañe. Pero mire mi espalda qué derecha, mire qué paso galante, mire cómo me doy vuelta y miro sobre mi hombro. Hay cosas que todavía me gustan de mí. Pero si no lo pienso. Porque si lo pienso, no. Es bastante absurdo gustarse. Cuando tengo un espejo me miro y me río. Me peino y me río. Si tiene un espejo le muestro mi risa. Es algo más bien único. Cuando los que no tenemos de qué reírnos nos reímos, la gente que nos ve se maravilla. Sonríen y algo se les descomprime. Es como un alivio, como la restauración de un orden. Le saco otra galletita. La otra vez me restauré. Sentía un poco de culpa por haberme rendido. O eso creía. Yo era de esos que decía que no había que dejarse llevar por la corriente. Pero me dejé llevar por mí. Y no le digo que terminé mal, porque todavía no terminé. Ahora no me acuerdo con precisión pero pensé muy claro. Y me dije cosas inteligentes. Queda una, ¿hacemos mitad y mitad? gracias. En serio, muchas gracias.

17 comentarios:

Alex dijo...

impresionante. un discurso sin fisuras que te lleva hasta el final sin respiro, me encantó. porque había de todo ahí, la vida mezclada.
besoabrazo

microcosmos dijo...

de pie, loco, de pie te aplaudo esta imagen en movimiento, estas/esas ideas en movimiento.
por un minuto fui tú, o yo, o mi sonrisa -no en el espejo- pero en el texto. grande!

Alejandra Dening dijo...

Me encantó este texto!
Por fin, vuelve el buen ritmo! jaja, naaa usted puede escribir como quiera, pero tengo debilidad por este estilo simple y al galope, teñido por la tranquilidad de la escena. Fue como escucharlo conversar al teléfono y adivinar al interlocutor, que podría ser que se comunique sólo por gestos y miradas... me gusta este texto, se lo dije, no?
Es que me gusta que lo dicho me deje entrever lo no dicho y creo que de eso se trata un buen relato...
Le dejo un beso y se lo extraña por mis pagos...

Alejandra Dening dijo...

Ah! Espero tener el honor de conocerlo el próximo sábado.

Alicia dijo...

Cuando sólo necesitamos hablar.
Suele suceder. Cómo el taxista que empieza conversando por el clima y este tema no es más que una excusa inicial, como el pasaje. O como cuando le preguntamos a un amigo cómo está para que eso nos sirva de afloje a nosotros.

Muy lindo.
Sobre todo la parte de la sonrisa.

Colegio Patafísico de Santiago dijo...

bueno, evidentemente hay un meta ombligo más allá del ombligo, porque todo es un ombligo en la órbita de los ombligos, como un crater es a un crater en cualquier astro dotado de más de un ombligo malamente llamado crater a falta de pilosidad. Solo por pensarlo mejor la cosa está en el cabello, pero si no se puede no se puede. somos todos ombliguistas, yo por ejemplo pretendo volcar las impresiones que determinados momentos dejan en mí. En tiempo real, escribiéndolas casi al pie. La idea es que no se contaminen con el tiempo. Que el intelecto no las amase mucho. La retrospectiva es un pasado mentido. Por eso pretendo escribir el pasado en el momento mismo en que se está ejecutando. La imaginación y el olvido suelen jugar con aquello que nos pasó, aunque halla sucedido ayer. Supongo que el objetivo de esto es la exploración de mi vida con la intención de sacarle algún provecho a la existencia en general. Acaso pretenda con esto buscar un talento en mí. Tarea harto improbable, y tal vez por eso digna de ser ejecutada. Es difícil, los hombres grises somos, ante todo, cómodos: creemos que tenemos algún talento, que somos mejores solo por ser. Nos conformamos con esa grandeza de hormiga, y un día nos morimos. Creo que Sócrates dijo que la inteligencia había sido lo mejor repartido en el mundo, pues nadie se queja de la que le ha tocado. Lo lamento querido Sócrates, pero yo no me resigno a mi mediocridad. ¡Al carajo, con el si puedo o no puedo! Será esta una lucha sin armas, la de un hombre mediocre para salir de su mediocridad.

Muchos saludos y felicitaciones por su texto. al habla que hable.
salud.

Roedi Ide,
Digitador supremo

DIEGO. dijo...

Bienvenido digitador supremo. Su Patafísica, que es la de todos, pero particularmente la de nadie, puede encontrar aquí un lugar de donde extraer la sabiduría necesaria para no hacer nada.
En estos tiempos en que todo el mundo menciona "en estos tiempos" como si conocieran otros, yo propongo una vida atemporal y libre de opiniones y de interpretaciones. El último párrafo no sé para qué lo escribí, pero tenía ganas. Me voy a buscar un café.
Hasta luego y repito, bienvenido.

microcosmos dijo...

el último párrafo? jajaja, que pisho.

Alex dijo...

muy pisho :)

Mr. Verloc dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DIEGO. dijo...

No puedo creer que haya escribido halla. Bueno, en realidad sí puedo creerlo. Mi analfabestialismo lo permite. Gracias, Verloc, por señalarlo. Y por el comentario también, claro.

Mr. Verloc dijo...

Ahh, pero el Patafísico es Ud.
De verdad que no lo sabía, yo pensé que era uno de los que comentan el blog.
me disculpo por la corrección, no era mi intención señalar a nadie.
Si visita mi blog va a encontrar errores peores que ese.

Mr. Verloc dijo...

Es más, rectifico mi comentario:
A mi pesar, me sentí identificado en esto que escribió: "En mi caso, por suerte, salvo un poco de mugre de tanto andar, no tengo que lamentar sentimientos profundos".
Está muy bien eso. Me gustó.
La verdad es que su texto me dio hambre y por aca no venden galletitas express.

DIEGO. dijo...

No, Verloc, el patafísico no soy yo. El patafísico me cita. Y no se disculpe por el involuntario señalamiento, gracias a usted (y a mí) ahora hay una palabra mal escrita menos. Cosa realmente importante si se deja de lado que no es tan importante.

Mr. Verloc dijo...

uy, que tarado que estoy hoy; no rectifico otra vez porque me da fiaca.
Gracias por su aclaración

Victoria dijo...

una genialidad



un beso*

microcosmos dijo...

que haya escribido halla??
jajajja, dos veces pisho (y segunda vez que le dejo escrito lo mismo :P)