8 de mayo de 2009

Boatswain y Lázaro; de cómo se es uno siendo otro.

Hay un por afuera que nos construye la interioridad. Hay cuando las palabras de uno las dice otro. Hay una hermandad de desconocidos donde reposa la fe en la inmortalidad.

Aquí reposan los restos de una criatura
que fue bella sin vanidad
fuerte sin insolencia
valiente sin ferocidad
y tuvo todas las virtudes del hombre
y ninguno de sus defectos.


Este es el epitafio de Boatswain, el Terranova de Lord Byron. Y es un homenaje a Lázaro, mi perro en muerte; y a otros, que en vida son ellos sin más.

3 comentarios:

LALE dijo...

Mi saludos a ud y un pésame por Lázaro

Anónimo dijo...

No puedo evitar llorar..yo tambien lo quise..
Stampy.

DIEGO dijo...

Gracias Lale.