7 de octubre de 2013

Percepciones de medianoche.

La vida no deja espacio para otra cosa. La vida es una totalidad, pensaba (o mejor dicho, sentía), ayer por la noche mientras buscaba el sueño. La vida (seguía indagando), lo ocupa todo. Y lo que llamamos vacío, no es más que la sensación de no ver más que vida, de no ser más que vida. El vacío, según esta perspectiva, es la ausencia de vacío. Una melancolía. Una pulsión de la muerte imposible.



4 comentarios:

Vir Arhex dijo...

que lindo

Diego dijo...

Gracias.

Adriano Duarte dijo...

Potente. La vida desde esa perspectiva espanta, me hace pensar en esas imágenes de casas vacías de película de terror: uno no sabe qué esperar detrás de una puerta o la vuelta de un corredor.
Abrazo y feliz 2014!

Diego dijo...

Gracias por pasar, querido Adriano. Abrazo y feliz 2014 para vos también.