19 de febrero de 2009

Hocicando.

Desde hace un tiempo, digamos, desde que comencé mis cavilaciones sobre cómo vivir mejor, me ando ocupando sobre dos aspectos fundamentales del vivir: la alimentación y el descanso.

Que vivir es mucho más que eso, sin duda, pero no menos. Y así como los Cínicos obtenían su inspiración de los caninos, yo, sin necesariamente formarme en sus filas, comparto la afición por la observación de estas bellas compañías. No me demoro más y posteo mi pequeña (y creciente) colección de fotos de sus momentos de descanso.




Click aquí para agrandar.

4 comentarios:

rafael cippolini dijo...

Hace algunos años, por lo menos seis, un día de calor insoportable como estos que vivimos, Marín, dueño del célebre videoclub El Ciudadano de la Avenida Independencia me dijo: "Aprendí de los animales. Los días de altas temperaturas no se mueven a menos que sea absolutamente indispensable. Así subsisto".
Eso es sabiduría. Los animales saben mucho de autopreservación. Los humanos también, pero nos olvidamos.

DIEGO dijo...

Hola Rafael. Es cierto. La observación de la conducta animal es una forma muy válida de entrar en contacto con nuestra fisiología. En eso estoy.

Lale dijo...

Acá tendría que haber, SÍ O SÍ, una foto de Luca. Piénselo!

DIEGO dijo...

Lo pensé. El tema es que tendría que verlo descansando. Y recién ahí, sacarle la foto.